Diseñar coches con modelos de bajo consumo, es una tendencia actualmente expresada en la fabricación de coches para ahorrar gasolina. Además, los motores son más pequeños y con menos cilindros, y la mayoría de las marcas cuentan con sistemas de gestión y combustión que son anticontaminantes.

En realidad, fabricar coches con el objetivo de ahorrar en gasolina, sigue cumplir con las normativas internacionales de reducción de emisiones de contaminantes. Sin embargo, no siempre se conduce en éstas condiciones para lograr una conducción eficiente. Hoy os explicamos algunos de los pasos a realizar para ahorrar combustible al máximo.

Planificar el viaje

Un viaje que se planifica permite que se llegue de forma rápida, segura y fácil al destino previsto y se logra una conducción de calidad al ahorrar más combustible. Hay que tener en cuenta que prolongar un viaje tan sólo por una hora, genera un aumento en el consumo de hasta un 14 por ciento.

Comprobar la presión de los neumáticos

Los fabricantes de coches indican la presión que deben tener los neumáticos, e incluso indican cómo conducir eficientemente según las condiciones climatológicas con el fin de tener viajes más seguros. En general, si circulas a una presión de 0,5 bares por debajo de lo normal, se reducirá el rendimiento del combustible en aproximadamente un 2% en vías urbanas y 4% en vías suburbanas.

Reducir las cargas extremas

Viajar con un volumen y reparto de la carga racional permite que la marcha durante el viaje sea más conveniente. Cuando se conduce con un peso innecesario, se genera más consumo de combustible en al menos un 6%.

Arrancar y acelerar

Se recomienda usar la marcha en primera al iniciar y cambiar a segunda velocidad a los segundos del arranque, ya que comenzar la marcha lentamente ahorra hasta un 11 por ciento de combustible. Acelerar bruscamente aumenta el consumo.