Los neumáticos son de vital importancia, ya que permiten el desplazamiento del coche y son el punto de contacto con la calzada. Así que es necesario comprobar de forma periódica la alineación de los neumáticos y algunas de sus características básicas. Tampoco podemos olvidarnos de su mantenimiento, especialmente del paralelo.

Al menos una vez al año, o cada 15.000 kilómetros, es importante revisar la alineación de los neumáticos, ya que cuando están desalineados las ruedas tienden a desgastarse de forma dispareja, lo que minimiza considerablemente su vida útil. A continuación te indicamos cómo saber si las ruedas están bien alineadas.

¿Qué indicadores avisan para revisar la alineación de los neumáticos?

Cuando las ruedas están bien alineadas los neumáticos se gastan de forma normal, es decir, tienen un desgaste parejo. Además no se presentan vibraciones en la dirección y el coche no tiende a desviarse a la derecha o la izquierda. También hay que considerar otros indicativos de falta de alineación, entre ellos:

  • El coche ha chocado contra algún objeto, como un bordillo u obstáculo en la vía.
  • Hay un desgaste desigual en los neumáticos.
  • El coche tiende a desviarse hacia un lado.
  • El volante no tiende a enderezarse por sí solo después de un giro.
  • El volante tiende a permanecer en un determinado ángulo mientras se conduce el vehículo en línea recta.
  • Se realiza el cambio de algún componente de la dirección o suspensión.

Ante cualquiera de estos casos, lo más recomendable el llevar el coche a un taller mécanico en Figueres para que revisen el estado del paralelo y, en caso de ser necesario, realicen la alineación de los neumáticos. Hay que considerar que en algunas ocasiones para poder alinear las ruedas es necesario realizar primero alguna reparación o cambiar un componente del tren delantero, que es responsable del problema.