El invierno, es una de las estaciones del año donde debemos hacer todo con mayor precaución, con los cinco sentidos bien puestos, sobre todo si vamos al volante.

Lo que menos quisiéramos experimentar en una época del año donde el frío es inclemente, una situación que implique bajarnos de nuestro coche e inspeccionar por nuestra cuenta por algún problema que se presente.

Hoy os traemos algunos consejos y elementos de revisión de un coche que son necesarios para tener en cuenta y que nos pueden ahorrar muchos contratiempos inesperados.

¿Qué debo tener en cuenta para preparar mi coche en otoño?

En primer lugar, es importante resguardarlo siempre bajo techo, en un lugar protegido contra las bajas temperaturas, ya que estas afectarán directamente en la mecánica del automóvil. Además de esto, tanto la carrocería como los líquidos del motor, permanecerán resguardados del efecto contraproducente del invierno.

El segundo paso, es revisar los niveles de aceite y de líquido anticongelante de tu vehículo, ya que son vitales para ayudar al motor a arrancar de manera correcta y bajo las mejores condiciones.

En tercer lugar, os recordamos que la prevención es lo más importante. Empieza a preparar la disposición de cadenas,  ya que las condiciones de las vías en un gran porcentaje de ocasiones, no son amigables con las “gomas” de los coches y más aún si estas están deterioradas.

Revisa con tiempo la batería, la suspensión, la calefacción, el limpiaparabrisas, los frenos y la suspensión,  puesto que también tendrá implicaciones importantes en materia de prevención.