Arreglar una abolladura en el coche sin dañar la pintura es un proceso conocido, en inglés, como Paintless Dent Removal – PDR. Se trata de un conjunto de técnicas que permiten eliminar las abolladuras menores presentes en un vehículo cuando no se ha afectado la pintura de dicha área.

Las reparaciones utilizando un proceso PDR se pueden usar en abolladuras de varios centímetros de diámetro, siempre y cuando la pintura no haya sufrido daños o el metal no se haya estirado demasiado para producir estrías en la pintura.

Los técnicos experimentados en eliminar golpes de un coche empleando técnicas PDR, son capaces de reparar cualquier abolladura dejando el área en condiciones muy aceptables, siempre y cuando se cumpla con las condiciones mencionadas en el párrafo anterior.

Las herramientas que se emplean para las reparaciones PDR son: varillas metálicas y picos que permiten empujar las abolladuras desde el interior del panel, para eliminarlas y hacer que la pieza recobre su forma original.

También existen pestañas que se fijan con un pegamento especial sobre la abolladura del panel. Esto permite eliminar dichas abolladuras en áreas a las que no se puede acceder desde el interior con varillas o picos. En ambos casos, se necesitará de un ajuste final para eliminar cualquier detalle o imperfección y dejar la superficie como estaba originalmente.

Hay otra forma de arreglar una abolladura en el coche sin dañar la pintura en paneles de acero y aluminio, pero debe hacerlo un técnico experto, ya que si se presiona demasiado en una área, se pueden crear puntos altos que causen daño a la capa transparente que cubre la pintura y le da brillo.

En el mercado actual se puede encontrar una variada gama de kits de herramientas PDR, que incluyen diversos tipos de varillas y ventosas muy útiles para eliminar abolladuras sin dañar la pintura. Sin embargo, merece resaltar que si se encarga este tipo de trabajo a una persona inexperta puede se ocasionen daños aún mayores a los ya existentes.