Para conducir con seguridad es esencial el buen funcionamiento de las luces para asegurar ser vistos y ver a otros coches. Pero su desgaste puede pasar desapercibido y, en ocasiones, puede desembocar en una situación de riesgo para los conductores. Lo ideal, es cambiarlas regularmente.

Sin embargo, es bastante difícil conocer el tiempo de su vida útil. Lo que si podemos hacer es un cálculo de su vida media. Esto nos ayudará a evitar a que se deterioren y nos fallen en el momento menos oportuno, como cuando conducimos durante horas nocturnas o bien bajo condiciones climatológicas adversas.

Lo seguro, es no esperar a que se fundan para cambiarlas y evitar riesgos innecesarios. Para ello, revisaremos algunos indicativos que pueden orientarnos y saber cuándo empiezan a presentar fallos.

¿Qué revisar antes de cambiar las luces del coche?

  • La fecha de caducidad. Cuando las luces alumbran poco, puede indicar que la fecha de caducidad se cerca. Además, el deterioro en los faros plásticos o de policarbonato pueden presentar una especie de neblina sobre su superficie. Su taller mécanico le podrá aconsejar para cambiarlos a tiempo.
  • Llevar repuestos para sustituirlos en caso de urgencia es una medida preventiva que también funciona. Se pueden sustituir de manera rápida para evitar riesgos durante los desplazamientos en carretera. Otra buena medida es anotar la fecha del último cambio, comprobar su estado y sustituirlos en un tiempo prudencial.

Mantener las luces del coche e iluminar el camino como medida de seguridad es fundamental para todos los conductores. Pero en el caso de las luces intermitentes o de posición, es más difícil detectar fallos.

Por esta razón, es importante revisar el estado general de las luces del coche con una sencilla revisión de las luces delanteras, traseras, de cruce y largas. Al igual que las luces intermitentes, recordad también revisar las luces antiniebla delanteras y traseras.

Y finalmente, también es indispensable revisar la luz de freno, que indica la marcha hacia atrás, así como la de la matrícula.

 

Esta entrada también está disponible en: Català