Alinear las ruedas del coche es una de las medidas de mantenimiento habitual que garantiza una mejor experiencia de conducción y alarga la vida de los neumáticos. El alineado de ruedas es un proceso que permite colocar paralelas las ruedas de cada eje, así como los ejes entre sí. Además, permite ajustar los ángulos de las ruedas de acuerdo a las especificaciones del fabricante.

Diferencias en equilibrado y alineado de ruedas

La alineación o paralelismo, como también se le conoce, no debe confundirse con el proceso de equilibrado de ruedas, un proceso que debe realizarse cuando se cambian los neumáticos de un coche para evitar que las vibraciones absorbidas por las ruedas durante un recorrido lleguen a sentirse en los asientos, el volante o los salpicaderos, garantizando así una conducción más confortable.

Al equilibrar las ruedas se busca que la llanta y el neumático, elementos básicos de la rueda, se acoplen de la mejor manera posible, logrando así minimizar los elementos físicos de la rueda como son la inercia, el giro y las fuerzas que pueden afectar el giro homogéneo de las ruedas.

Al alinear ruedas del coche se deben considerar los parámetros de divergencia y convergencia. Estos valores permiten determinar si una pareja de neumáticos presenta una desviación hacia afuera o hacia adentro, así como el ángulo de caída o inclinación en grados de la rueda hacia afuera o hacia adentro en relación con la vertical, cuando se observa el coche de frente.

La alineación de ruedas reduce el desgaste de los neumáticos, la suspensión y la dirección del coche, garantiza un mejor desempeño del mismo y mayor seguridad para sus ocupantes.

 

Esta entrada también está disponible en: Català