Adquirir recambios para el coche es algo muy común, sobre todo si se trata de coches que ya tienen algún tiempo de uso y algunos de sus elementos ya cumplieron con su vida útil. Incluso si se trata de coches nuevos, muchas veces podemos necesitar piezas de recambio bien sea por un desperfecto, o algún golpe o impacto.

Encontrar un recambio de coche requiere tiempo y de dedicación. Por eso, hoy queremos daros 5 consejos relacionados con el mantenimiento de vuestro vehículo. Además, os ayudarán a evitar dolores de cabeza en caso de necesitar comprar qualquier tipo de recambio.

Conoce tu coche. Conocer tu coche y su funcionamiento es vital para detectar a tiempo qualquier tipo de fallo. Evitarás que se produzcan daños mayores. Ante cualquier duda, acude a tu concesionario o taller mecánico de confianza.

Cuenta con un plan de mantenimiento. Todos los vehículos requieren de cierto tipo de mantenimiento de acuerdo al kilometraje recorrido. Si lo atiendes en función del plan de mantenimiento trazado podrás adquirir con tiempo las piezas y aditivos necesarios al mejor precio y calidad.

Dispón de un stock mínimo de algunas de las piezas de recambio habituales como correas, filtros de aire, gasolina y aceite. De esta forma tendrás un recambio justo en el momento de necesitarlo, además de disponer de un tiempo previo para encontrarlos al mejor precio.

Lo barato sale caro. Intentar ahorrar dinero adquiriendo recambios no originales o de segunda mano, por lo general, no es muy buena idea. Te expones a sufrir averías a corto plazo. Pero si quieres ahorrar un poco, lo mejor es comparar varios presupuestos de piezas o partes originales y nuevas, y optar por la mejor oferta.

Adquiere las piezas de recambio en lugares de confianza o bien a través de agentes autorizados. Así garantizarás que la pieza que compras es la original. Muchas de las piezas disponen de algún tipo de garantía. Antes de comprarla, verifica que sirvan para la marca y modelo de tu coche.