7 ruidos del coche que te alertan posibles averías

7 ruidos del coche que te alertan posibles averías

¿Sabes qué ruidos del coche puedes identificar como posibles averías? Si detectas algún ruido al poner en marcha el motor, o bien que los frenos chirrían al frenar, pon mucha atención! Podría deberse a fallos mecánicos que deben atenderse con atención. Lo más aconsejable es que lo lleves a tu taller mecánico en Figueres para hacer una revisión y evitar posibles complicaciones en el futuro.

Ruidos del coche más comunes

  1. Zumbido en la parte baja del coche. Este tipo de ruido puede tener varias causas: desde la falta de lubricante al cambiar la aceleración, juntas universales desgastadas…hasta tener un sistema suelto o incluso a causa de las pastillas de los frenos
  2. Ruido al acelerar. Este el ruido se produce como consecuencia de que el sistema de escape esté averiado.
  3. Ruedas que chirrían al frenar. Esto sucede con cierta regularidad y las causas pueden ser tener los rotores sucios o las pastillas de frenos dañadas. Esta situación puede comprometer la seguridad del vehículo, por lo que debes estar muy atento. Si las pastillas de freno están gastadas es muy importante que las cambies lo antes posible para evitar daños en los discos de freno.
  4. Ruido seco del motor. Lo más básico es que el motor tenga poco aceite. Cuando se revise en el taller se podrá determinar si ha perdido presión o bien si el sistema de válvulas está dañado.
  5. Gruñido en la dirección. Sucede cuando entra aire en la bomba hidráulica y se forman burbujas a causa de un nivel bajo en los líquidos.
  6. El ruido cla-cla-cla al maniobrar. Probablemente sea causa de la rotura del fuelle de goma y a la pérdida de engrase.
  7. Sonido agudo al acelerar. Si al iniciar la marcha escuchas un ruido agudo puede que sea a causa de la correa que patina con las poleas y mueve la bomba de agua, el alternador..En este caso será deberás revisar la correa y cambiarla en caso necesario.

Cómo cambiar las ruedas del coche en 7 pasos

Cómo cambiar las ruedas del coche en 7 pasos

¿Alguna vez has pinchado una rueda del coche en carretera? ¡Sabemos que es uno de los momentos más estresantes e inoportunos mientras conduces! Es importante mantener la calma, ya que siempre hay solución. Si desconoces el procedimiento para cambiar las ruedas del coche, estos tips te ayudarán a hacerlo de forma rápida y segura en 7 pasos.

Pasos para cambiar las ruedas del coche

En primer lugar, para el coche y pon el freno de mano. Es importante que estaciones el coche en una zona segura y que te coloques el chaleco reflectante si es de noche.

A continuación, coloca los triángulos de señalización. Si estás aparcado en una carretera de doble sentido deberás colocar un triángulo delante del coche y el otro detrás, a 50 metros de distancia del coche.

Coge las herramientas necesarias: el gato, la llave, los tornillos y la rueda de repuesto.

Cuando tengas todo preparado, procede a cambiar la rueda pinchada. A continuación te explicamos paso a paso para cambiar una rueda del coche:

  1. Coloca el gato debajo del coche en un punto de apoyo fuerte y en una superficie lisa.
  2. Afloja los tornillos sin retirarlos.
  3. Levanta el coche con el gato hasta que la rueda no toque el suelo.
  4. Retira la rueda y los tornillos.
  5. Pon la rueda de repuesto.
  6. Inserta los tornillos apretándolos con las manos.
  7. Baja el coche con el gato.

Para finalizar, apreta los tornillos con la llave lo máximo posible. Recuerda que los neumáticos del coche sufren desgaste con el tiempo, sobre todo en verano a causa de las altas temperaturas. Por eso, es necesario revisarlos cada cierto tiempo o cambiarlos cuando sea necesario.

Si necesitas conocer el estado de los neumáticos de tu coche, o saber cuál es el mejor momento para cambiarlos, visita nuestro taller mecánico en Figueres.

¿Cómo cuidar la batería del coche con el calor?

¿Cómo cuidar la batería del coche con el calor?

La batería del coche es la principal fuente de energía del motor. Los componentes eléctricos de un vehículo constituyen un elemento sensible a las altas temperaturas, que pueden afectar de manera visible la vida útil de la batería causando averías. Por este motivo, es recomendable que, para su funcionamiento óptimo, el ambiente de este elemento esté entre 25°C y 30°C.

Cuando las baterías están en horas bajas, es cuando se presentan las averías en el vehículo, detectando fallos al arrancar, falos en el panel de control. En menor medida, también afecta al buen funcionamiento de las luces, en el encendido del motor, en los limpiaparabrisas y el climatizador. Si detectas estos signos te recomendamos que lleves el coche a un taller mecánico en Figueres.

 

Detección de fallos en la batería del coche

 

Para detectar los posibles fallos en la batería del coche acostúmbrate a revisar ciertos elementos y a escuchar el motor para identificar estos síntomas:

  1. Comprueba si el motor arranca lentamente.
  2. Está atento al buen funcionamiento de tu panel de control.
  3. Revisa que las luces se encienden con intensidad y no desciende.
  4. Guíate por el sonido que produce el motor al arrancar.

En caso de desgaste de la batería, será necesario proceder a recargarla. Para ello, en una primera instancia puedes recargarla con la ayuda de la batería de otro coche y de unas pinzas para realizar un puente. Esto te permitirá arrancar el motor.

Recuerda que la vida útil de la batería del coche suelen estar entre los 3 y los 5 años. Cuida tu coche en verano y evita a someterlo a altas temperaturas para alargar su vida útil. Si vas a realizar un viaje largo te recomendamos que revises la batería en tu taller mecánico para evitar posibles complicaciones durante el recorrido en carreteras.

Cómo funciona una caja de cambios automática?

Cómo funciona una caja de cambios automática?

El uso de la caja de cambios automática por convertidor de par se ha extendido y popularizado en las últimas tres décadas. Su mecanismo ofrece un funcionamiento eficiente y está formado por tres elementos esenciales: un convertidor de par, el tren de engranajes epicicloidal y la mecatrónica, pero como funciona una caja de cambios automática?


El funcionamiento de una caja de cambios automática

El convertidor de par se sitúa en la salida del motor y funciona como un embrague hidráulico. Para ejemplificarlo, imagina un recipiente lleno de óleo que contiene dos hélices. Una de ellas es la turbina , que está unida el motor, y la otra se conoce como bomba, que conecta con los engranajes de la caja de cambios. La turbina tienen muy poca fuerza cuando el motor gira a ralentí y apenas puede mover el fluido donde está contenida.

A medida que suben las revoluciones del motor aumenta la velocidad de la turbina. Con esta acción se forma una turbulencia en el óleo que hace que la bomba funcione y haga girar los engranajes de la caja de cambio. Es importante señalar que este sistema se produce a bajas velocidades. El efecto de deslizamiento hace que la turbina gire un 2% más rápido que la bomba.

Los engranajes de la caja de cambios, o tren de engranajes epicicloidales o planetarios, giran por la acción de la bomba. El tren está compuesto por un engranaje central llamado sol, tres engranajes que giran en torno a él y sobre sí mismos denominados satélites y un engranaje exterior denominado corona, que posee dientes en su cara interna que lo hacen girar sobre los satélites.

Este conjunto de engranajes puede formar diferentes combinaciones al bloquear el giro de alguno de sus componentes, dando lugar a diferentes relaciones de transmisión, lo cual produce las diferentes velocidades de desplazamiento del coche.

La mecatrónica es el sistema que permite bloquear los engranajes. Incluye un sistema electrónico y un circuito hidráulico. que contiene ATF, el mismo fluido contenido en el convertidor, el cual a través de una serie de canales se conecta con el convertidor.

¿Qué ocurre si nos quedamos sin aceite de motor en el coche?

¿Qué ocurre si nos quedamos sin aceite de motor en el coche?

Los motores de combustión necesitan de tres fluidos para poder funcionar: el carburante (gasolina, gasóleo o gas), el aire que se mezcla con el carburante en la cámara de combustión y produce la explosión y el aceite de motor, que se encarga de minimizar la fricción entre las piezas del motor y que además cumple funciones refrigerantes y detergentes en diversos componentes del propulsor.

El aceite en los motores de combustión permite que sus piezas internas que interactúan entre sí tengan un coeficiente de roce mínimo, lo que hace que la fricción entre ellas sea sumamente baja evitando problemas de recalentamiento, fusión y deformación.

Cuando el nivel de aceite en el motor comienza a descender los problemas no tardan en hacerse presentes, las piezas internas comienzan a sufrir desgaste debido al aumento en el nivel de roce entre metales a cierta velocidad y temperatura, en pocos minutos el funcionamiento del motor se verá afectado.

Sin los niveles adecuados de aceite, el ruido del motor sonará diferente al habitual, es decir, que se convertirá en un ruido más fuerte o metálico debido al roce y golpeo entre las piezas metálicas. El funcionamiento del motor será irregular debido al deterioro acelerado de algunos de sus componentes por el aumento de fricción.

Si se logra detectar que el motor no tiene suficiente aceite estando aún al ralentí, es muy posible que se pueda salvar el propulsor. En los casos que la fuga de aceite sea muy grande y se produzca con el motor en marcha y no se detiene a tiempo, las consecuencias se notarán en cuestión de segundos y pueden ser significativas.

Esta situación puedo incluso causar daños irreversibles en el propulsor debido a la fusión de algunos componentes ubicados dentro del bloque del motor, lo que los hace que el bloque sea prácticamente irrecuperable y sea necesario cambiarlo.

ITV ¿Qué elementos del coche podemos revisar durante el estado de alarma?

ITV ¿Qué elementos del coche podemos revisar durante el estado de alarma?

La situación actual de confinamiento en casa ha suspendido las citas de la ITV programadas durante este tiempo. Por tanto, se ha suspendido la tramitación de la revisión del coche sin ninguna sanción por no acudir a la cita prevista durante el estado de alarma.

Aún así, es recomendable que, durante este tiempo de confinamiento, aprovechemos a mantener nuestro coche en buen estado y seguir una serie de precauciones hasta que llegue el día de una nueva cita para realizar la revisión.

Mantenimiento básico del coche antes de pasar la ITV

Los coches de más de cuatro años, o aquellos que hayan estado sometidos a cambios importantes, deben pasar por la Inspección Técnica de Vehículos – ITV. Para los coches de más de 10 años, deben pasar estas pruebas técnicas anualmente para conseguir resultados favorables y poder seguir circulando.

La inspección de la ITV es bastante sencilla, pero es conveniente hacer una revisión del coche para mantenerlo en buen estado durante el confinamiento. Los elementos fundamentales a revisar son:

  • Iluminación: revisa el funcionamiento de todo el sistema de iluminación, como los intermitentes, las luces de cruce y las luces de largo alcance y antiniebla. Si cualquiera de ellas no funciona de forma adecuada no se superará la IVT, por lo que se recomienda revisarlas y hacer las correcciones necesarias antes de la prueba.
  • Neumáticos: revisa que la presión sea la correcta y que la banda de rodadura no este muy dañada. Durante la revisión se verificará que los neumáticos de cada eje sean iguales y correspondan a las incluidas en la homologación del coche.
  • Niveles del coche: durante la revisión se verifica que el nivel de aceite en el motor sea el correcto. No debe estar ni por debajo, ni por encima del nivel aconsejado. Además, se verificarán los niveles del refrigerante, del líquido de frenos y del depósito del lavaparabrisas.
  • Puertas, cinturones y lunas: revisa que todas las puertas funcionan adecuadamente, es decir, que puedan abrir y cerrar desde adentro y desde fuera; también los cinturones de seguridad, que deben enganchar bien y bloquearse al tirar de ellos. Las lunas deben estar en buen estado y no presentar golpes.
  • Nivel de emisión de gases: para realizar la ITV se conecta una sonda al escape del coche para analizar la opacidad de los gases que emanan de él. Si el coche es diésel esta prueba tiende a ser más exigente.