¿Cuándo cambiar el silenciador de un coche?

¿Cuándo cambiar el silenciador de un coche?

¿Sabes cuándo debes cambiar el silenciador de un coche? Una de las principales funciones al cambiar el silenciador de un coche es reducir el nivel de ruido que producen los gases de escape. El silenciador se trata de una cámara que contiene un tubo perforado que la atraviesa y que está envuelto en lana de roca que sirve como aislante acústico. A este tubo también se le conoce como tubo de escape.

En el coche podemos encontrar hasta tres silenciadores:

  • el silenciador trasero, que se ubica al principio de la línea de escape y es el más usado
  • el silenciador central o intermedio, que por lo general se utiliza en coches más grandes
  • y el silenciador delantero, que se usaba hasta el año 1994, cuando comenzó a ser sustituido por el catalizador. No obstante algunos coches aún lo utilizan, se coloca en la salida del colector.

Como toda pieza del coche que sufre desgaste con el tiempo el silenciador del coche también tiene su vida útil. Si está defectuoso llega el momento de cambiar el silenciador de un coche, es decir, cuando no reduce de manera adecuada los niveles de ruido que produce el sistema de escape de gases. Además, este deterioro puede generar un aumento en el consumo de carburante.

La vida útil del silenciador es aproximadamente de 80.000 km. Sin embargo, hay que considerar que cuando el coche pasa mucho tiempo inmovilizado, o sólo recorre trayectos muy cortos, tiende a acumularse humedad en el interior del silenciador, lo que provoca que éste se deteriore por corrosión debido a que la línea de escape no genera la temperatura suficiente para eliminar la humedad por completo.

¿Cómo reconocer los daños en el silenciador?

Un silenciador en mal estado produce ruidos de golpes metálicos en el suelo del coche que indican que los conductos están siendo movidos por los gases de escape y tienden a desoldarse. Además, el coche tiende a producir un ruido mayor cuando se acelera.

Para determinar si existen daños se debe sacudir la línea de escape para verificar que las gomas de fijación están deterioradas, agrietadas o falta alguna de ellas. Hay que comprobar que la línea esté bien fijada para absorber las vibraciones que pueden debilitar las soldaduras.

También, es necesario comprobar si existe óxido o perforaciones en el tubo de escape y ver no presenta un ruido de arena, lo que indicaría que la lana de roca está deshaciéndose.

Desmontar y colocar el nuevo silenciador

Para desmontar el silenciador el coche debe estar frío y elevado sobre soportes de columnas. Luego se ubica el silenciador a sustituir. Cuando el silenciador es de fábrica, solo es necesario realizar un corte en el tubo de origen, pero cuando se trata de una pieza de recambio debemos desencajarla del tubo y quitar los tornillos que fijan al silenciador mediante una brida o collarín.

Para montarlo de nuevo es recomendable colocar grasa de grafito en la parte de los tubos donde se acoplará. Luego, se coloca el silenciador en su ubicación y se sujeta con las juntas y la brida; seguidamente se alinea con la línea de escape y se aprietan bien los tornillos.

Una vez instalado, es recomendable encender el motor para verificar que no existan fugas. Recordar que los silenciadores nuevos están cubiertos de parafina, por lo que exhalan humo cuando aumenta la temperatura de la línea de escape, pero en poco tiempo dejan de emitir este humo.

Sobrealimentación del motor: compresores y turbocompresores

Sobrealimentación del motor: compresores y turbocompresores

La sobrealimentación del motor es un proceso que permite inyectar aire a un motor de combustión interna cuando la presión del aire que ingresa es superior a la atmosférica. Esta sobrepresión implica que, al tener mayor cantidad de aire dentro del cilindro, la compresión es mayor.

Tipos de sobrealimentación del motor

La sobrealimentación del motor también supone un aumento en la eficiencia del motor gracias a un aprovechamiento más óptimo de la energía que provee el combustible. A lo largo de la historia de los motores de combustión interna, podemos encontrar una interesante variedad de tipos de sobrealimentación. Hoy vamos a describiros brevemente los más importantes.

Alimentación forzada dinámica

Este método se basa en las propiedades dinámicas de los gases para lograr introducir una mayor cantidad de aire en los cilindros del motor. Su efectividad no es tan alta, pero este método fue utilizado por diversos modelos de coches que incorporan admisiones de aire variables que permiten aumentar su capacidad e introducir una mayor cantidad de aire en cada cilindro. En la actualidad, este método ya no se utiliza.

Compresores

Los compresores mecánicos incluyen un sistema de tracción (correa, engranajes o cadena) que permite impulsar el aire al interior de cada cilindro. Así, cuando se aporta una mayor cantidad de combustible, la potencia del motor aumenta.

Turbocompresores

Los turbocompresores aprovechan una parte de la energía mecánica y térmica que se desperdicia por el sistema de escape. Para ello, cuentan con un turbina unida a un compresor por medio de un eje. Este compresor va unido también a la tubería de admisión de aire.

Cuando se explusan los gases de escape pasan por la turbina haciéndola girar. La energía de giro absorbida por la turbina se transmite al compresor, que aspira aire del sistema de admisión y lo empuja hacia el colector, para luego inyectarlo a los cilindros. Con este método se logra obtener una presión de alimentación superior a la presión atmosférica.

¿Cómo afecta el calor a la mecánica del coche?

¿Cómo afecta el calor a la mecánica del coche?

En verano, las temperaturas tienden a aumentar a niveles insospechados, lo cual tiene un influencia directa en la mecánica del coche, especialmente en el motor. Si el motor no está refrigerado adecuadamente, puede verse afectado por las altas temperaturas, que pueden hacer que la potencia disminuya hasta en un 15%.

Problemas más frecuentes de la mecánica del coche en verano

Los motores de combustión necesitan una mezcla eficiente de combustible y aire para que el carburante pueda ser quemado de forma óptima. En verano, cuando aumentan las temperaturas, la cantidad de oxígeno presente en el aire tiende a disminuir, por lo tanto, el combustible no se quema tan fácilmente.

Además, muchas veces el filtro de aire no está lo suficientemente limpio lo cual hace que la situación empeore. Todo ello influye para que el consumo de combustible aumente y el motor del coche no trabaje de forma eficiente.

El sistema de frenado también puede verse afectado por las altas temperaturas, ya que al aumentar la temperatura tiende a aumentar la fricción, pudiendo llegar en caso extremos a causar la deformación de los discos de freno. Incluso el líquido de frenos tiende a durar menos tiempo debido al fenómeno de la evaporación.

Antes de iniciar la temporada estival es ecomendable revisar el sistema de refrigeración y el aire acondicionado ya que una fuga, por pequeña que sea, puede terminar ocasionando una avería. También es necesario revisar que no haya fugas de refrigerante en la tapa, mangueras o abrazaderas. Si se presentan son muy sencillas de reparar y se evita que terminen ocasionando problemas mayores.

La idea de esta revisión es evitar que el motor funcione sin la cantidad necesaria de refrigerante, para evitar que pueda sufrir daños por sobrecalentamiento.

Antes de salir en carretera, revisa la mecánica del coche. Si tienes qualquier duda, contacta con nosotros.

Revisión y mantenimiento de coches en Figueres

Revisión y mantenimiento de coches en Figueres

Todos conocemos la importancia de realizar la revisión y mantenimiento de coches de forma periódica para que se mantengan en óptimas condiciones de funcionamiento.

Por su naturaleza y función, algunas piezas necesitan cambiarse de acuerdo a la especificación que indica el fabricante o bien por recomendación del mecánico de coches. Hoy os explicamos qué piezas o componentes del coche se cambian habitualmente en un taller de coches en Figueres.

 

Mantenimiento de coches en Figueres

 

El coche necesita de una serie de fluidos que, con el tiempo, van perdiendo sus características con el kilometraje, los cambios de temperatura, el tiempo o los niveles de suciedad a que estén expuestos. Por este motivo es necesario cambiarlos de forma regular. Muchos de estos fluidos necesitan de un filtro, que por lo general se cambia a la vez.

 

¿Cuáles son las piezas o componentes que más se cambian en un taller?

 

Líquido refrigerante

El líquido refrigerante es uno de los elementos que más se cambian en el taller mecánico. Desde hace unos cuantos años los coches utilizan líquido refrigerante. Los coches más antiguos utilizan anticongelante convencional basado en glicol, el cual debe cambiarse cada 2 o 4 años, como máximo, ya que pierde sus propiedades y puede afectar seriamente el motor, tanto en verano como en invierno.

Los coches más actuales utilizan refrigerantes orgánicos de larga duración, que deben substituirse cada 10 años. Cuando se cambia el refrigerante, es el momento oportuno para realizar una limpieza de todo el circuito de refrigeración, así lo mantendremos es un excelente estado.

Aceite de motor

Los expertos dicen que el aceite es la vida del motor, por lo que conviene cambiarlo de acuerdo a las especificaciones del fabricante. Los aceites minerales tienen una vida de 5.000 km, mientras que los semisintéticos y sintéticos tienen una vida que puede superar los 10.000 km. Lo recomendable es cambiarlo de manera conjunta con el filtro de aceite.

Las pastillas de freno

Las pastillas de freno son otro de los componentes que deben cambiarse de forma periódica como parte del mantenimiento del vehículo. Las pastillas que se fabrican actualmente son de alta calidad y su vida útil supera los 50.000 km. Sin embargo, es necesario revisarlas después de los primeros 20.000 km, aunque si se escuchan chirridos extraños a frenar el coche, es recomendable revisarlas para evitar cualquier contratiempo.

En Albert Lacosta Taller nos encargamos de la revisión y mantenimiento de coches en Figueres. Ante cualquier duda, consúltanos y te informaremos encantados.

¿Cuando debo cambiar las llantas del coche?

¿Cuando debo cambiar las llantas del coche?

Si estás pensando en cambiar las llantas del coche pero te preguntas cuándo o porque debes hacerlo, hoy te asesoraremos en qué casos necesitarás prestar más atención para realizar un cambio.

Las llantas son una parte esencial del coche a las que es necesario prestar atención diariamente para garantizar que se encuentren en buenas condiciones, es decir, garantizar su óptimo funcionamiento para evitar cualquier inconveniente cuando circulamos por carretera.

Si quieres saber cuándo debes cambiarlas o repararlas, éstos son los aspectos que necesitas considerar:

  • El kilometraje recorrido es uno de los aspectos que indica la necesidad de cambiar las llantas del coche. Las llantas de alta calidad están diseñadas para rodar hasta 50.000 km. Sin embargo, existen neumáticos de baja calidad que deben cambiarse antes de los 20.000 kilómetros. La duración de las llantas también dependerá del tipo de carretera por la solemos circular, así como de la alineación y el balanceo.
  • El desgaste del dibujo del neumático es otro indicativo de que está llegando el momento de sustituir las llantas. Si la profundidad del dibujo es inferior a 1,6 mm es recomendable cambiar el neumático. Algunas marcas de llantas incorporan una marca lateral que indica el nivel mínimo de la banda de rodamiento.
  • Otro aspecto que indica el momento de cambiar las llantas es el desgaste asimétrico profundo o acentuado. Por lo tanto, es importante verificar regularmente que no se presenten desgastes en los hombros o el centro de la banda de rodamiento.
  • Si la llanta presenta cortes, grietas profundas o alguna deformación acentuada, es necesario considerar reemplazarla para evitar cualquier inconveniente mientras nos desplazamos con nuestro vehículo.

En conclusión, recordad que es esencial revisar de manera periódica estos aspectos básicos para saber cuando cambiar las llantas del coche, ya que transitar con las llantas en mal estado pueda causar accidentes graves.

Limpiador de frenos: uso y características

Limpiador de frenos: uso y características

La limpieza y desengrasado del sistema de frenado es una de la tareas que se hacen de manera frecuente en los talleres. Para hacerlo de manera eficiente se usa el limpiador de frenos, un compuesto con una base disolvente que se encarga de remover de manera fácil toda la grasa acumulada en los componentes del sistema de frenos. Estas son sus características principales:

●      Es un poderoso disolvente

●      Su diseño incluye un tubo de extensión para facilitar el acceso a diferentes zonas del sistema de frenado, lo que lo hace ser de sencilla aplicación.

●      Seca rápidamente, lo que ayuda a reducir los tiempos de labor. De acuerdo a sus fabricantes a una temperatura de 20°C el tiempo de secado es inferior a 3 minutos.

●      No es corrosivo, repele el agua y elimina la grasa.

●      No deja ningún tipo de residuos.

●      No conduce electricidad.

El limpiador de frenos se utiliza para limpiar de manera eficiente los componentes del sistema de frenado: discos, tambores, zapatas y pastillas, eliminado restos de líquido de frenos, aceites y grasas, alquitrán y suciedad acumulada. Gracias a sus excelentes prestaciones también se usa para la limpieza de:

●      Zonas de estanqueidad.

●      Discos de embrague (cluht).

●      Cajas de cambio.

●      Carburadores e inyectores.

●      Cilindros.

Para utilizar de manera eficiente el limpiador de frenos se recomienda:

●      Limpiar previamente los componentes para retirar el exceso de suciedad..

●      Pulverizar el limpiador a aproximadamente 50 cm de área del componente que se desea limpiar. Esto hará que el líquido llegue al área con la suficiente fuerza para limpiar profundamente.

●      Dejar secar el producto. Si persisten restos de grasa o suciedad puede repetir la operación colocando el pulverizador a 20 cm del área donde se desea aplicar.

●      No se debe utilizar limpiador de frenos sobre piezas plásticas, superficies pintadas o superficies de caucho. Se recomienda proteger tales piezas cuando se utilice este producto.