Las 5 averías del sistema eléctrico del coche más comunes

Las 5 averías del sistema eléctrico del coche más comunes

Las averías del sistema eléctrico coche se presentan de forma imprevista en componentes como la batería, las bujías, el alternador, algunos fusibles o incluso en el motor de arranque. Pueden causan serios inconvenientes que deben resolverse lo más pronto posible.

¿Qué componentes pueden causar averías en el sistema eléctrico del coche?

Veamos qué componentes pueden causar averías en el sistema eléctrico coche y cómo podemos resolverlo:

Batería

La batería es la fuente de energía responsable del arranque del coche y puede causar que el coche se detenga. Un de las fallos más comunes que puede presentar es que pierda la carga. Para ello, basta con conectar los cables auxiliares a la batería de otro coche y encender el nuestro. Para que vuelva a cargarse la batería, es aconsejable circular con el coche durante media hora aproximadamente. Si aún así no lo conseguimos, será necesario cambiar la batería.

Bujías

Estos pequeños componentes, unidos a los cables del distribuidor, son los responsables de iniciar la combustión. Cuando fallan, el coche no puede arrancar, o si arranca puede funcionar mal y perder su fuerza, incluso puede consumir más combustible. Por lo tanto, es recomendable revisarlas y cambiarlas según las recomendaciones del fabricante.

Alternador

El alternador se encarga de generar la energía para recargar la batería del coche. Si presenta fallos, la batería no se cargará y la electricidad que el coche necesita no dará repuesta, por lo que quedará parado. También es posible que el fallo no se presente en el alternador, sino que sea causado por su correa.

Fusibles

Los fusibles del coche son vitales en el sistema eléctrico del coche para proteger los componentes eléctricos frente a subidas de tensión. Cuando se produce un pico de tensión, los filamentos internos del fusible se rompen y se corta el suministro de energía eléctrica. Los fusibles son fáciles de cambiar, por lo que es importante llevar algunos de recambio.

Motor de arranque

El motor de arranque es una pieza esencial para hacer que el motor se ponga en marcha. Con el paso del tiempo y uso puede averiarse, causando que el coche no arranque.

 

¿Porqué el aire acondicionado del coche no enfría lo suficiente?

¿Porqué el aire acondicionado del coche no enfría lo suficiente?

Ante las condiciones extremas de calor, contar con el aire acondicionado del coche puede llegar a ser vital para quien conduce largas horas al volante. Por eso, es indispensable mantenerlo en buen estado para evitar  desperfectos técnicos y las posibles costosas reparaciones.

Si el aire acondicionado de tu coche no enfría lo sufiente, es importante que sigas algunas recomendaciones para asegurarte que lo mantienes en las mejores condiciones durante el verano. Puedes revisar si los posibles inconvenientes son causados por ciertas condiciones, como:

  • Las averías en el compresor del aire son frecuentes, pueden obedecer a que sus cables no se encuentren bien conectados o que esté quemado. En cualquiera de los casos, es conveniente que sea revisado por expertos.
  • Fallos en los filtros, que pueden estar simplemente sucios o tapados por falta de mantenimiento. Esta  avería no es grave. Ocurre cuando el aire frío se obstruye y que, al reemplazarlo o limpiarlo, se corrige fácilmente.
  • Los problemas en la electricidad del aire acondicionado del coche causados en los fusibles bien por averías de orden eléctrico o porque los fusibles estan quemados.
  • Fugas en el circuito cerrado del aire que pueden registrar pérdidas del gas refrigerante .Por lo general suelen mínimas y se notan al usar el coche, pero pueden corregirse al cargar el gas del aire.

También es muy recomendable comprobar de vez en cuando la integridad de las mangueras, ya que en caso de microroturas habrá fugas de gas refrigerante con la consiguiente pérdida de la eficiencia de todo el aparato.

En resumen, la ausencia de mantenimiento del aire acondionando puede ser por falta de limpieza, escasez de refrigerante o porque al usarlo se producen malos olores. Todos estos aspectos deben ser revisados en un taller de reparación de coches. Además, cuando se carga el aire acondicionado del coche con más frecuencia de la requerida pueden existir fugas.

El precio de las cargas puede variar según la marca el vehículo. Recuerda no descuidar su mantenimiento para recuperar su deshidratador, filtro o compresor.

 

¿Cuándo debo cambiar el líquido refrigerante del vehículo?

¿Cuándo debo cambiar el líquido refrigerante del vehículo?

El líquido refrigerante, conocido popularmente como anticongelante, es de vital importancia para el correcto funcionamiento de nuestro vehículo. Aunque se utiliza comunmente en invierno ante las bajas temperaturas, ¿sabes que también ayuda a regular o refrigerar el motor ante las altas temperaturas extremas?

En verano, especialmente a causa de las altas temperaturas, es importante evitar el sobrecalentamiento de ciertos elementos del vehículo. La función principal del líquido refrigerante es proteger el motor absorviendo el exceso de calor y evitando el peligro que pueda provocar un sobrecalentamiento.

¿Qué es el líquido refrigerante?

El líquido refrigerante está compuesto por etilenglicol. El etilenglicol es un compuesto químico transparente, incoloro y ligeramente espeso, que protege al motor de las altas temperaturas y ayuda a mantenerlo a una temperatura óptima de funcionamiento.

El etilenglicol se usa comunmente como un agente anticogelante en el sistema de refrigeración del automóvil.

Funciones del líquido refrigerante en vehículos

  • Lubricar todo el sistema interno de refrigeración, evitando su oxidación y corrosión.
  • Evitar el calentamiento del motor.
  • Evitar la congelación del líquido y la rotura o deterioro de piezas adyacentes.

¿Cuándo debo revisar el líquido refrigerante?

Para asegurar el óptimo rendimiento del líquido refrigerante, la mayoría de los fabricantes de vehículos recomiendan que lo revises cada 20.000 o 30.000 kilómetros.

Además de revisarlo, deberás estar atento y cambiarlo para evitar su deterioro. Puedes comprobar su estado y ver que si está sucio, ya que presentará una coloración distinta.

Si el nivel del líquido se encuentra por debajo del indicador, es importante que lo cambies cuanto antes. El deterioro del líquido refrigerante hace que pierda sus propiedades y pueda dañar los componentes del sistema de refrigeración. Además, si no lo cambias de inmediato, pondrías poner en riesgo la integridad del motor.

Recuerda, si el sistema de refrigeración de tu vehículo no está en buen estado o tienes una pérdida de líquido refrigerante, se sobrecalentará. Un sobrecalentamiento del coche puede causar una gran variedad de problemas, algunos de ellos a reparar.

Foto de Coche creado por aopsan
 

10 puntos básicos para revisar el coche en verano

10 puntos básicos para revisar el coche en verano

Revisar el coche en verano es imprescindible para realizar una puesta a punto y hacer frente a las altas temperaturas. A continuación, te detallamos los 10 puntos básicos que debes revisar.

10 puntos básicos para revisar el coche en verano

1. Nivel de aceite. Es muy importante comprobar la cantidad y calidad del lubricante después de los rigores del invierno, porque con las heladas el circuito se ha contraído varias veces y al circular en tráfico lento el coche consume más aceite de lo normal.

Los fabricantes nos lo ponen fácil al indicar con dos rayas o puntos los niveles máximo y mínimo. Esta medición se debe hacer siempre con el motor en frío. De lo contrario, siempre parece que hay demasiado aceite en el circuito.

2. Anticongelante. El nivel de anticongelante también es importante, le queden o no le queden heladas por aguantar al coche. No hace falta quitar el tapón, porque el vaso de expansión tiene un nivel indicador que suele ser translúcido. Si sospechas que puede haber una fuga, lo mejor es comprar un líquido fluorescente de color amarillo. Resalta mucho en el suelo si cae por algún sitio.

3. Limpiaparabrisas. El líquido más importante de los contenidos en el coche es el que hay en el depósito de los limpias. Imagínate que, de repente, un camión echa un montón de barro de un charco sobre el parabrisas. Durante la puesta a punto, presta atención también al estado de las escobillas. Después de las heladas del invierno también es fundamental para que el sistema funcione como debe.

4. Luces. si algún conductor te ha dado las largas sin saber por qué, quizá sea porque están mal reguladas. Esta es una operación necesaria cada cierto tiempo y con el regloscopio y un destornillador corregirás cualquier defecto en unos segundos. No olvides la puesta a punto del sistema de luces. Revisar el coche en verano es imprescindible para tu seguridad en la vía.

5. Líquido de frenos. Basta con pisar a fondo el pedal de freno y ver si baja el nivel del vaso de expansión. Así se comprueba que el sistema conserva su presión óptima.

6. Neumáticos. Debes comprobar tanto su estado como el equilibrado. Para valorar el grado de desgaste de las cubiertas suelen llevar indicadores en la banda de rodadura, si están a ras del testigo es hora de cambiarlos, lo mismo que si este es inferior a 3 mm (puedes utilizar una moneda de euro, si se ve la parte plateada, hay que poner unos nuevos).

También debes revisar que los neumáticos no tengan cortes, abolladuras, perforaciones, ni un desgaste irregular. Si las cuatro ‘gomas’ no están bien equilibaradas, notarás ruidos, botes y que el volante vibra a velocidad media-alta.

Recuerda, por último, confirmar que la presión es adecuada a lo que marca el fabricante. En el pilar B del coche -junto al asiento del conductor- suelen estar indicadas las presiones idóneas según la carga del vehículo. Esta operación también se hace en frío.

7. Batería. Si ves que sale líquido de la batería, debes cambiarla y revisar el alternador. Además, tienes que procurar mantener limpios los bornes y desechar la batería si alguno presenta un aspecto extraño (oxidado, rugoso…).

8. Suspensión, encendido e inyección. Los chirridos, ruidos y el chirrido de las piezas, así como el balanceo de la carrocería en las curvas (cuando decimos que parece un barco), son síntomas del mal estado de la suspensión. Si el coche tarda en arrancar, el problema puede estar en el encendido o la inyección.

9. Manguitos y abrazaderas. Si tienen grietas o sirven de escape para los líquidos es hora de cambiarlos.

10. Bujías, cables y filtros. El fabricante indica los plazos de revisión de los cables y los filtros. Respecto a las bujías, ten en cuenta que si están sucias pueden ocasionar problemas en el arranque y elevar el consumo de combustible.

Y finalmente, revisa todos los elementos auxiliares. Comprueba que llevas todo lo obligatorio y que está en buen estado: rueda de recambio (mira la presión y el dibujo del mismo modo que lo has hecho en las otras cuatro), chaleco reflectante, gato, llave y triángulos de emergencia.

 

Fuente: Autobild
Foto de Coche creado por freepik

Cómo saber cuándo es momento de cambiar tus neumáticos

Cómo saber cuándo es momento de cambiar tus neumáticos

Salvo que tu coche cuente con un sistema de control de presión de neumáticos, en ocasiones es difícil saber si una rueda esta pinchada hasta el peligroso momento en el que se pierde el control del vehículo o el neumático se deteriora por completo.

Para ayudarte a evitar esta situación, hoy queremos explicarte cómo saber cuando es el mejor momento de cambiar los neumáticos de tu coche.

Aunque los neumáticos no duran para siempre, generalmente tienen un largo tiempo de uso. Dependiendo de cuánto tiempo tengan  y cuántos kilómetros hayas recorrido con ellos, siempre hay un momento en el que es necesario reemplazarlos.

 

Pero, ¿cuándo es momento de cambiar tus neumáticos?

 

Es posible que no siempre puedas detectar fácilmente si tus neumáticos están dañados para saber cuándo debes cambiarlos. Pero algunos de estos daños, pueden ser completamente obvios:

 

  • El flanco del neumático está constituido por una goma flexible que se adapta a las deformaciones en fase de rodadura. Son importantes para mantener el neumático rígido. Si hay daños en su pared lateral, es posible que tengas que cambiar el neumático.

 

  • Si observas una burbuja en la pared lateral del neumático significa que ha habido graves daños internos. Es importante enfatizar que, en este caso, es mejor que no conduzcas si observas este tipo de daño.

 

  • Si notas un corte en el flanco, comprueba su profundidad. Los cortes en los neumáticos a veces penetran hasta el final. Puedes revisarlo en tu taller mecánico habitual para evitar cualquier posible accidente.

 

  • En ocasiones, puedes observar pinchazos laterales que pueden causar daños estructurales. En tal caso, será necesario reemplazar el neumático.

 

  • Otra indicación que puede necesitar reemplazar tus neumáticos es la degradación del rendimiento. Un problema de rendimiento podría ser una pérdida de aire. Si detectas que necesitas revisar el aire de los neumáticos continuamente, es muy probable que tengas que revisarlo, ya que este es un signo de que algún componente no esta funcionando correctamente.

 

5 consejos sobre el mantenimiento y recambios de tu coche

5 consejos sobre el mantenimiento y recambios de tu coche

Adquirir recambios para el coche es algo muy común, sobre todo si se trata de coches que ya tienen algún tiempo de uso y algunos de sus elementos ya cumplieron con su vida útil. Incluso si se trata de coches nuevos, muchas veces podemos necesitar piezas de recambio bien sea por un desperfecto, o algún golpe o impacto.

Encontrar un recambio de coche requiere tiempo y de dedicación. Por eso, hoy queremos daros 5 consejos relacionados con el mantenimiento de vuestro vehículo. Además, os ayudarán a evitar dolores de cabeza en caso de necesitar comprar qualquier tipo de recambio.

Conoce tu coche. Conocer tu coche y su funcionamiento es vital para detectar a tiempo qualquier tipo de fallo. Evitarás que se produzcan daños mayores. Ante cualquier duda, acude a tu concesionario o taller mecánico de confianza.

Cuenta con un plan de mantenimiento. Todos los vehículos requieren de cierto tipo de mantenimiento de acuerdo al kilometraje recorrido. Si lo atiendes en función del plan de mantenimiento trazado podrás adquirir con tiempo las piezas y aditivos necesarios al mejor precio y calidad.

Dispón de un stock mínimo de algunas de las piezas de recambio habituales como correas, filtros de aire, gasolina y aceite. De esta forma tendrás un recambio justo en el momento de necesitarlo, además de disponer de un tiempo previo para encontrarlos al mejor precio.

Lo barato sale caro. Intentar ahorrar dinero adquiriendo recambios no originales o de segunda mano, por lo general, no es muy buena idea. Te expones a sufrir averías a corto plazo. Pero si quieres ahorrar un poco, lo mejor es comparar varios presupuestos de piezas o partes originales y nuevas, y optar por la mejor oferta.

Adquiere las piezas de recambio en lugares de confianza o bien a través de agentes autorizados. Así garantizarás que la pieza que compras es la original. Muchas de las piezas disponen de algún tipo de garantía. Antes de comprarla, verifica que sirvan para la marca y modelo de tu coche.